LA CARA Y LA CRUZ DE SER MAESTRO/A EN SITUACIÓN DE CONFINAMIENTO

 

Los/as maestros/as siempre hemos sido muy criticados/as por nuestros dos meses de vacaciones, por nuestro horario laboral, por lo bien pagados que estamos, por la seguridad laboral que tenemos, ... Pero sin embargo, sólo nuestras familias saben que el llegar hasta aquí ha supuesto un duro camino lleno de innumerables sacrificios. Preparar una oposición no es nada fácil cuando se presentan 100 personas para conseguir una o dos plazas; o el tener que llevarte a tus hijos/as a Almería porque es allí donde tienes que trabajar un curso escolar y al siguiente ya veremos. En fin que algunos sólo ven la cara pero no la cruz.

Ahora en época de confinamiento, seguimos oyendo opiniones sobre cómo podemos hacerlo mejor o lo mal que lo estamos haciendo, porque se tenía que haber hecho de esta o cual manera. ¿De verdad creen algunos/as que las decisiones que tomamos las hacemos sin haberlas meditado?

La enseñanza a distancia no es del agrado de los/as maestros/as porque a nosotros/as nos gusta el bullicio, el contacto físico, social y emocional pero ahora nos ha tocado hacerlo de esta manera y no dudéis que estamos entregando toda nuestra voluntad y esfuerzo por hacerlo lo mejor que podemos. A nosotros/as nadie nos preparó previamente para ello y sin embargo ahí estamos dedicando jornadas maratonianas para adaptar nuestras programaciones, impartir nuestras clases, atender a las familias, preocuparnos porque nadie se quede en el camino, ... Creemos que todos/as debemos pedir ayuda cuando la necesitemos y dejar la filosofía de la queja porque con la queja no avanzamos y nosotros/as lo que queremos es seguir avanzando.

Os dejo un vídeo de un experto psicólogo, Alberto Soler, para que lo escuchéis porque os va a hacer grandes aportaciones: "Por qué los incompetentes desconocen que lo son".

MUCHAS GRACIAS A TODOS/AS LOS/AS QUE VALORAN Y APOYAN EL TRABAJO DEL MAESTRO/A